Me gustan los caballos, estar sentado con un suave Sol de cara, un libro, unas montañas con laderas verdes y un prado enorme delante con una manada de caballos jugando entre ellos, no tiene precio. Y esos caballos bien se merecían una entrada en el blog, y a su vez unas polaroids.  Esten fin de…